Polémica: Fue declarado "no imputable" el menor acusado por el crimen en Tolosa

 La situación del menor de 15 años sindicado como uno de los tres delincuentes que asaltó y mató ayer de un tiro en la cabeza a Fabián Esquivel, en La Plata, ingresó en un intrincado laberinto judicial.
En menos de un día, pasó del fuero Criminal al de Familia;  y del pedido de una medida restrictiva de la libertad a una internación en una comunidad terapéutica. De un caso penal, a un litigio civil.
Según el diario 'Hoy', la fiscal platense Mercedes Catani dispuso "una medida restrictiva de la libertad", pero el defensor oficial, Ricardo Berenguer, presentó un hábeas corpus que fue avalado por la Justicia.
Catani calificó el hecho como "homicidio en ocasión de robo", y fundó su escrito, elevado ante el juez de Garantías Fabián Cacivio, en "las características aberrantes y la gravedad del hecho". También por "la peligrosidad para sí y para terceros" que representa el menor sindicado.
El planteo aún espera la resolución de Cacivio, quien a su vez hizo lugar ayer a un recurso de hábeas corpus que interpuso el defensor Berenguer. El letrado había considerado inconstitucional la medida restrictiva de la libertad para un menor no punible (menor de 16 años).
El de Garantías de menores remitió las actuaciones ante el juez del Fuero de Familia de La Plata, José Luis Bombelli, que ayer por la tarde dispuso una medida de internación en una comunidad terapéutica de Mar del Plata para que el menor sea tratado por su compromiso con las sustancias adictivas, de acuerdo a lo que hoy publicó el sitio web del mencionado diario.
Ante ese dictamen, el defensor Berenguer fustigó el resolutorio que derivó en la internación: "Esto es una vuelta a la ley del patronato. El chico ya no tiene defensor sino un asesor de incapaces. El caso se trata como una cuestión civil. No tiene proceso".
"En el hecho quedó claro que no medió el uso o consumo de estupefacientes. La internación es una excusa. Es una medida de protección, pero no tiene proceso, no tiene defensa", precisó Berenguer.
El magistrado remitió entonces las actuaciones al juez del Fuero de Familia de La Plata, José Luis Bombelli, quien dispuso una medida de internación en una comunidad terapéutica de Mar del Plata, para que el menor sea tratado por ser adicto a las drogas.
De acuerdo a los voceros judiciales, tras ser detenido el adolescente fue sometido a unas entrevistas por peritos psicólogos y psiquiatras, quienes consideraron que es "peligroso para sí y para terceros".

El crimen   
Fabián Enrique Esquivel, de 41 años, fue ultimado ayer a la mañana de un tiro en la cabeza delante de su hijo de 11 años en Tolosa.
El violento episodio ocurrió cerca de las 8:00 dentro de una vivienda ubicada en 15 bis entre 529 y 530. Fabián había salido de la finca y, antes de que haya podido caminar unos metros, fue reducido por tres adolescentes armados. "Lo encañonaron y lo obligaron a entrar a la casa, donde el hijo del propietario estaba durmiendo", detalló uno de los pesquisas.
En el interior de la vivienda, los delincuentes amenazaron a Esquivel y despertaron al nene. Y a partir de ese momento, se vivieron momentos de suma tensión. Uno de los malvivientes se ocupó de juntar los elementos de valor: dinero, un monitor LCD, una netbook y otros objetos.
Pero, al parecer, todo se complicó. "Los delincuentes le dijeron que iban a matar a su hijo", detalló, en medio del llanto, Soledad Quinteros, ex esposa de la víctima, que era empleado de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.
Al ver en peligro a su hijo, el hombre comenzó a forcejear con uno de los intrusos.
De acuerdo a un vocero policial, la pelea sucedió en uno de los dos dormitorios de la casa. "Uno lo habría hecho caer y otro le disparó a la cabeza con una pistola 9 mm", explicó uno de los investigadores.
El chico vio todo y atinó a llamar al servicio de emergencias 911. Los delincuentes agarraron el botín y salieron corriendo.
Otro de los pesquisas aseguró que una vecina advirtió la maniobra de los menores armados ingresando a la vivienda y fue ella quien avisó al servicio de emergencias.
Dos uniformados de la comisaría de Ringuelet, ubicada a dos cuadras del lugar del hecho, arribaron en un patrullero y se encontraron con los adolescentes en 15 bis y 530. Los pibes recibieron a los efectivos a los tiros y hubo un intercambio de disparos. El menor de 15 años fue aprehendido y los otros dos se escabulleron. El demorado vive en la zona de 16 y 531, y le incautaron parte de los objetos sustraídos y una pistola 9 mm que tenía pedido de secuestro desde 2007.
Fabián fue hallado por los policías en la habitación en la que lo balearon. "Estaba arrodillado, con la cabeza y el tórax apoyado sobre una cama matrimonial y los pies en el piso", señaló uno de los investigadores.
Luego, el examen forense detalló que la bala ingresó por la región pronto temporal derecho y le produjo pérdida de masa encefálica.
En el lugar del hecho se presentaron el jefe de la Departamental La Plata, Alejandro Moreno, el jefe de la DDI La Plata, Juan Domingo Ibarra y la fiscal de la UFI del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, Mercedes Catani, quien solicitó una medida restrictiva de la libertad del adolescente demorado, ya que es inimputable.
Uno de los primeros policías que llegó a la casa de 15 bis entre 529 y 530 abrazó al hijo de Esquivel ni bien se enteró de que el nene había presenciado la muerte de su padre.
Desde la Dirección de Asistencia a la Víctima, dependencia del Ministerio de Justicia y Seguridad de la provincia de Buenos Aires, ofrecieron asistencia psicológica para el menor.
La víctima, Fabián Enrique Esquivel, vivía con su hijo de 11 años y había puesto en venta su casa por los hechos de inseguridad.
Los vecinos de Esquivel ya estaban alterados por los hechos de inseguridad que sacuden a la zona de Tolosa desde hace dos años.
"No hay códigos. Los ladrones son vecinos. Vigilan las casas. Saben todos los movimientos. Han desvalijado viviendas, asaltado a mano armada y nunca reforzaron la vigilancia. Varios se mudaron por estos ataques", afirmó ofuscado un hombre, quien prefirió no identificarse.
# "Lo que más quisiera no me lo pueden dar: la vida de mi hijo"
La madre de la víctima, Adela Aranda (68), dijo que su hijo le había advertido el viernes pasado sobre la presencia de dos jóvenes que merodeaban la cuadra en una moto. Me lo expresó muy preocupado y yo pensé que lo habían asaltado y que no me lo quiso decir". "Ahora, lo que más quisiera no me lo pueden dar: la vida de mi hijo. No veo a la justicia", afirmó la mujer.
  
"A la vida de Fabián nadie la va a recuperar. La familia está destruida. Era una personita tan especial que no va a tener a nadie que lo pueda suplir. Le pido al gobernador que vele por los derechos humanos de todos los ciudadanos de la Provincia", afirmó Andrea.
"Adela me acaba de decir que, para su nieto, Fabián era su mejor ejemplo, que quería ser como su papá, que estaba lleno de valores y de principios", señaló la prima de la víctima. Según trascendió, la madre de Esquivel cree conocer a los delincuentes y teme que se vaya a cruzar a algunos de ellos cuando "vaya a hacer un mandado".
La ex pareja de Esquivel aclaró que "Fabián había hecho dos denuncias porque le habían querido robar dos veces". "Dicen que no hay dos sin tres. Lamentablemente, esta tercera vez tuvo que entregar su vida", concluyó Andrea.
Compartir en Google Plus

Acerca de Quilmes Hoy

Con la tecnología de Blogger.