CONMEMORACION DE LA INMACULADA CONCEPCION

Molina asistió a la misa que el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, ofreció en la Iglesia Catedral en honor a la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, Patrona de la ciudad, al cumplirse 150 años de la inauguración del templo parroquial. 

 El obispo de la Diócesis de Quilmes, Berazategui y Florencio Varela remarcó en su homilía la devoción de los cristianos, que cada 8 de diciembre celebran el Día de la Virgen y la pujanza del pueblo que construyó el templo en el 200° Aniversario de la ciudad: “Hoy se une un acontecimiento histórico y particular para la comunidad quilmeña, los 150 años de la consagración, la inauguración, de este templo parroquial en ese entonces, y desde hace 40 años templo mayor diocesano Iglesia Catedral”.

Solemnidad de la Inmaculada Concepción

La celebración comenzó con la tradicional procesión por las calles de Quilmes y el rezo de la novena a la Inmaculada.

Luego, se realizó el descubrimiento de la placa recordatoria: “Municipalidad de Quilmes, 1866-2016. Pueblo y Gobierno de Quilmes, en el 150° Aniversario de la Inauguración del Templo Parroquial Inmaculada Concepción, 8 de diciembre Martiniano Molina Intendente”, que fue bendecida por monseñor Tissera. 

En la Santa Misa destacaron la presencia del párroco de la Catedral, pbro. Oscar Marchessi, el obispo emérito de Quilmes, monseñor Luis Stöckler, los sacerdotes de la


Diócesis y el saludo de monseñor Marcelo Daniel Colombo, obispo de La Rioja, anteriormente párroco de la Catedral de la Inmaculada Concepción de Quilmes (2009).
 
Al finalizar la solemnidad, el intendente Molina compartió una cena comunitaria. Acompañaron al mandatario comunal, la auditora general de la Municipalidad de Quilmes, Myriam Pucheta,el secretario de Gobierno, Guillermo Galetto., el titular de la Agencia de Fiscalización y Control Municipal, Gonzalo Ponce, el secretario Privado, Roberto Reale, la subsecretaria de Seguridad Ciudadana, Analía Pauluzzi, el titular de la subsecretaría de Deportes, Cristian Manentti y el director de Culto de la Municipalidad de Quilmes, Luciano Bizin.  
 
La parroquia de la Inmaculada Concepción (Iglesia Catedral de la Diócesis de Quilmes), fue escenario de distintos hechos históricos. Varios de sus párrocos y feligreses desempeñaron papeles de importancia en la vida civil de la nación que estaba naciendo. Santiago Rivas, párroco desde 1807, fue iniciador y vocero del movimiento que culminó en la extinción de la Reducción, se interesó vivamente por la actividad política de la zona y llegó a formar parte de la Cámara de Representantes como diputado por la sección electoral de Quilmes-Magdalena. Falleció en 1835 y sus restos descansan en el atrio de la Catedral. 

Cabe destacar el legado de 25 años de servicio a la evangelización, la opción preferencial por los pobres, la defensa de los derechos humanos y el diálogo ecuménico en la Diócesis de Quilmes del primer obispo de la Diócesis, monseñor Jorge Novak.  Su cuerpo descansa en la Catedral de Quilmes, al lado de los restos del obispo Gerardo Farrell.
Compartir en Google Plus

Acerca de Quilmes Hoy

Con la tecnología de Blogger.