EL MUNICIPIO DE QUILMES SOLICITARA EMBARGO A CRESATA S.A

El Municipio de Quilmes decidió solicitar el embargo y la inhibición de bienes a la empresa CRESATA S.A. que mantiene una deuda de $ 4.974.635 con la comuna, haciendo uso de las atribuciones que le confiere el artículo 6° de la Ley Provincial 13.406, que habilita a solicitar toda medida cautelar necesaria para garantizar el cobro de tasas y tributos al inicio o en cualquier parte del proceso durante un juicio de apremio. En el caso de CRESATA S.A., en el mes de mayo de 2010 se iniciaron contra la empresa tres acciones judiciales en reclamo de la importante suma adeudada en concepto Tasa de Seguridad e Higiene más las multas correspondientes. La desobediencia fiscal permanente y el desinterés por arribar a un acuerdo de pago demostrado por la empresa obligan al Municipio a tomar esta medida extrema en resguardo del patrimonio comunal y de la justicia tributaria. “Desde el comienzo de esta gestión -declaró el Secretario de Hacienda del Municipio, Lic. Alejandro Tozzola- se plasmó para toda la población la clara consigna tributaria. De cada quien según su capacidad de pago, a cada cual según su voluntad de pago, haciendo explícita la voluntad de otorgarle a cada uno de los contribuyentes la oportunidad de regularizar sus deudas tributarias con el Municipio, que constituyen el patrimonio social de los servicios y la inversión de todos los vecinos, pero también con la firme voluntad de exigirle a los evasores, que teniendo capacidad de pago se niegan consuetudinariamente a cumplir con sus obligaciones fiscales comunales, el pago taxativo de las mismas por vía de la administración y/o por vía judicial”. 
Esta administración no claudicará en su empeño de que todo contribuyente que tenga su oportunidad de pagar acorde con su situación económica, pero de ningún modo permitirá que algunos pocos evadan sus obligaciones e intenten burlar la debida fiscalización, lo cual hace recaer su incumplimiento sobre el conjunto de la población de Quilmes”, concluyó Tozzola. Tal como señala el Secretario de Hacienda, la política de esta gestión respecto de las deudas municipales fue siempre la de permitir y facilitar a quien tuviera voluntad de pago la posibilidad de hacerlo. En ese sentido, la decisión de solicitar el embargo contra CRESATA S.A. además de ser lo que corresponde, es un acto de justicia fiscal indeclinable: mientras que en los últimos años muchísimos vecinos, pequeños contribuyentes, que tenían deudas con la comuna han suscripto planes de pago y vienen haciendo el esfuerzo (muchas veces enorme) por cumplirlos, resulta inadmisible que una empresa rentable, con capacidad de pago, se valga distracciones contables, argucias legales y astucias varias para evadir su responsabilidad tributaria. Permitirlo sería, de algún modo, premiar al evasor consuetudinario. La ley provincial 13.406 estipula los mecanismos para evitar que estas maniobras perjudiquen al conjunto de la sociedad, y esos son los mecanismos a los que el Municipio recurrirá cada vez que sea necesario ante un caso semejante.
Compartir en Google Plus

Acerca de Quilmes Hoy

Con la tecnología de Blogger.