El Senado convirtió en ley el proyecto que frena el aumento de tarifas

El plenario de senadores aprobó la iniciativa que declara la "Emergencia Tarifaria" y retrotrae el precio de los servicios públicos a los vigentes el 31 de diciembre de 2017. El proyecto limita el aumento de la luz, el gas y el agua y establece que "no debe exceder el Coeficiente de Variación Salarial (CVS) para los usuarios residenciales. En el caso de las Pymes contempla que el aumento no debe ser "gradual, sustentable y no exceda el Índice de Precios Internos al Por Mayor (IPIM)" publicado por el Instituto de Estadística y Censos (INDEC).
La sesión se inició pasadas las 14:30. Tanto oficialistas como opositores coincidieron en prestar el quórum reglamentario para el comienzo del debate. El formoseño José Mayans (Justicialista) fue el miembro informante encargado de defender la iniciativa.
"Advertimos que había números en la Ley de Presupuesto para este año que no cerraban, como el 10% de inflación y el dólar a 19 pesos, pero el oficialismo en su momento insistió", comenzó señalando Mayans. El legislador formoseño puntualizó que "las generadoras reclaman un costo de 75 dólares por megavatio: eso hoy con el dólar a casi 26 es de $1933. Le pregunté al gerente de CAMMESA si eso se iba a trasladar a los costos y comenzó a dar vueltas".
El senador por Formosa subrayó que "el presidente de nuestro bloque pidió al Ejecutivo que acerque un proyecto que tenga viabilidad, como alternativa a éste proyecto que viene de Diputados con alto consenso".  
El bonaerense Esteban Bullrich (Cambiemos) tomó la posta dejada por Mayans y le respondió que el proyecto en debate "no es la solución y que los opositores reconocen que no les importa, que quieren mandar un mensaje al Ejecutivo. A nosotros nos importa, por eso planeamos alternativas en nuestro rol de senadores". Bullrich criticó el proyecto en discusión diciendo que "engañándonos con las mentiras no vamos por el camino correcto. No hay política más inmoral que justificar tarifas bajas para construir una vida cara: esa es la mayor inmoralidad y nosotros no la vamos a cometer".
Al analizar el escenario energético, Bullrich puntualizó que "pasamos de exportar, en 2006, 6 mil millones de dólares en recursos energéticos a importar, en el 2013, 7 mil millones de dólares. Ese déficit de 13 mil millones de dólares es consecuencia directa de la mala política".
Doce horas después del inicio de la sesión, en la que se manifestaron 50 senadores, el rionegrino Miguel Angel Pichetto (Justicialismo), comenzó criticando el endeudamiento del gobierno nacional y también de la gestión anterior. "Cuando comenzamos en 2011 la política de sintonía fina, hubo una fuerte oposición política y volvimos a una zona de confort y mantuvimos los subsidios hasta el último día". Pichetto se explayó sobre la incapacidad de negociación política de casi todas las bancadas, con el agravante de que "esto concluya con un veto presidencial que es el fracaso de la política".
Al referirse a la importancia de retrotraer las tarifas, Pichetto criticó al gobierno nacional porque "no saben que estamos en el límite de tolerancia social en el tema de tarifas", dijo. El titular de la bancada Justicialista reivindicó la importancia de la negociación política, así como la necesidad de construir un gran acuerdo. "No hay que destruir los puentes con los sectores políticos. Hay que dialogar con todos los sectores, aún con la oposición más dura", afirmó.
El cierre de la lista de oradores estuvo a cargo del formoseño Luis Naidenoff (Cambiemos). El radical comenzó su alocución diciendo que "se están discutiendo modelos". Puso el acento en las consecuencias económicas que dejó el anterior gobierno, con su carga de "inflación, desocupación y default". Reinvindicó "el consenso fiscal firmado con las provincias argentinas ya que esta medida permite reducir los subsidios de los servicios públicos destinados al área metropolitana (AMBA)".
En su crítica al gobierno anterior, Naidenoff, preguntó al plenario de senadores "qué nos costó pisar tarifas y priorizar negocios". En su respuesta, afirmó que "se generó un stock de reservas, que se perdieron, equivalente a dos años de producción de petróleo y de 9 años de producción de gas". El formoseño subrayó que "se destinaron más fondos a subsidiar a los sectores de mayores ingresos que a los sectores de menores ingresos". También puso el acento en la diferencia de valores abonados por los usuarios del interior del país en relación a los habitantes del AMBA. "La tarifa eléctrica de los usuarios de Edenor y Edesur eran 7 veces menor en promedio a las que pagaban los clientes del interior de la Argentina", dijo.
Compartir en Google Plus

Acerca de Quilmes Hoy

Con tecnología de Blogger.