Los intendentes díscolos aprovechan la pelea

En medio de la tensión entre el gobernador Daniel Scioli y el ex presidente Néstor Kirchner, los intendentes díscolos del conurbano bonaerense empezaron a moverse con especial entusiasmo para aprovechar la pelea, hacerse fuertes y sumar adherentes políticos que solventen su futuro electoral.

El denominado "grupo de los ocho", que lidera Sergio Massa (Tigre) y Pablo Bruera (La Plata), inició en las últimas semanas curiosos contactos para ampliar el grupo. Evalúan, incluso, apoyar a Scioli si lanzara su candidatura presidencial. Y ya despliegan un plan de sondeos políticos para intentar crecer, que incluye llamados hasta con algunos funcionarios bonaerenses.
"Queremos ampliar ese espacio", contó Bruera. Algunos ya hablan de un número especial: ser 15 intendentes antes de fines de año. Un espacio donde confluyan los jefes comunales cada vez más lejos de Kirchner que demuestren "vocación de poder" para 2011.
La tensión entre Scioli y Kirchner profundizó los alcances de sus estrategas. En el grupo, algunos miran con especial entusiasmo, por ejemplo, al ministro de Desarrollo Social bonaerense, Baldomero "Cacho" Alvarez, hombre fuerte de Avellaneda, que se sintió molesto por el avance de Hugo Moyano en el PJ bonaerense y con la propuesta de instalar listas colectoras bonaerenses. Hubo por lo menos un sondeo con un hombre del grupo político del funcionario.
No es el único. En el grupo también ven con buenos ojos a otros intendentes vecinos que sienten que el futuro del kirchnerismo puede hacer peligrar su influencia. Un ejemplo: Alberto Descalzo, de Ituzaingó, y Raúl Othacehé, de Merlo. Por ahora, los intentos para integrarlos los mantienen en especial reserva.
Los movimientos del grupo tomaron especial relevancia en medio de las tensiones entre el Gobierno y la provincia. Los intendentes lo anuncian: apoyarán al gobernador si decide ser candidato presidencial. Más por estrategia política que por convicción. Sienten que el salto sciolista les abriría una puerta para colarse en la pelea bonaerense. Sueñan, incluso, con poner alguno de los candidatos de la fórmula peronista de la provincia.
En el camino, intentan sumar reuniones y contactos. Massa esta semana paseó por Junín para visitar al radical cobista Mario Meoni. Bruera se sacó una foto con el intendente de Mercedes, Carlos Selva, e intentó hacer pie en Morón, la tierra de Martín Sabbatella, mientras su hermano Gabriel ultimaba detalles con Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas) para llamar a otra reunión de los díscolos para la semana que viene.
Compartir en Google Plus

Acerca de Quilmes Hoy

Con tecnología de Blogger.