La vacuna antigripal fué incorporada al Calendario Nacional de Vacunación

El ministro de Salud, Juan Manzur, anunció ayer la incorporación de la vacuna antigripal al Calendario Nacional de Vacunación para los grupos que tienen mayor riesgo de contraer la enfermedad, al presidir la apertura del Primer Simposio Internacional de Inmunizaciones, en El Calafate.

“La presidente Cristina Fernández decidió incorporar al Calendario de Vacunación la vacuna antigripal para los grupos de riesgo compuestos por los niños de seis meses a dos años, las embarazadas, las mamás de chicos menores de seis meses y el personal de salud. Es una decisión importante, que todo el ámbito científico y académico celebra, además de haber sido consensuada con los ministros de Salud de las provincias”, destacó Manzur.
Las vacunas constituyen un “bien social, uno de los pilares de la salud pública y una de las intervenciones de mayor impacto, por lo que el Estado debe velar por su acceso oportuno, equitativo y universal".

Firmaron el documento, además de Manzur, el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en la Argentina, Antonio Pagés, ministros de salud de cinco provincias y titulares de sociedades científicas.

Por otro lado, el titular de la cartera nacional resaltó que en la Argentina se logró bloquear el brote de sarampión que se había producido en los últimos meses y recomendó a quienes viajen a Brasil que completen el esquema de vacunación contra esa enfermedad, debido al incremento de casos que se registra actualmente en el país vecino.


La “Declaración de El Calafate”

En la primera jornada de trabajo del Primer Simposio Internacional de Inmunizaciones, los participantes ratificaron que “las vacunas incluidas en el Calendario Nacional son obligatorias y gratuitas”, ya que constituyen un “bien social” que “ha sido y continúa siendo uno de los pilares de la salud pública y una de las intervenciones de mayor impacto”, por lo que “el Estado debe velar por el acceso oportuno, equitativo y universal” a las mismas.

Las vacunas “han posibilitado la erradicación de la viruela y la eliminación de la poliomielitis salvaje en las Américas”, cuyos países “deben comprometerse a mantener altas coberturas de vacunación para mantener los logros obtenidos”, señala el texto.

La declaración ratifica que la vacunación constituye “una herramienta de prevención, promoción y protección de la salud de la comunidad" y "es un ejemplo de una acción solidaria, ya que protege tanto a quienes son inmunizados como a quienes los rodean”.

Asimismo, el texto agrega que “los sistemas sanitarios públicos deben ser capaces de garantizar la asistencia universal, equitativa, solidaria, constante, eficaz y participativa”.

También promueve “un modelo preventivo de atención de la salud con decisiones oportunas de intervención, que asuma sus riesgos y favorezca la creación de nuevas tecnologías que inste y estimule la investigación y el desarrollo tecnológico en el país y la región”.

Luego de reconocer “la necesidad de instalar en la comunidad la noción de las vacunas como un bien social en el marco de un conjunto de acciones de promoción y protección de la salud”, los firmantes sostuvieron que “la población debe reivindicar su acceso a la vacunación, por lo que se debe fortalecer la adecuada información como una herramienta efectiva para ejercer este derecho y, de tal forma, alcanzar este objetivo”.

Otro de los puntos de la declaración está vinculado con promover “el trabajo en conjunto por el bien común”, tanto “compartiendo experiencias y dificultades en materia de coordinación e interacción entre los sectores de salud, educación, fuerzas de seguridad, organizaciones no gubernamentales, y demás organizaciones de la sociedad”, como “promoviendo la permanente comunicación y las actividades de vacunación de forma intersectorial”.

El documento también fue suscrito por los ministros de Salud de las provincias de Buenos Aires, Alejandro Collia; Entre Ríos, Angel Giano; Santa Cruz, Matías Mazú; Tucumán, Pablo Yedlin y Jujuy, Víctor Urbani.

Por las sociedades científicas firmaron Daniel Stamboulian, titular de la Fundación del Centro de Estudios Infectológicos; Ángela Gentile, secretaria de la Sociedad Argentina de Pediatría; Pablo Bonvehi, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología y Eduardo López, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica.

El simposio, que lleva como lema “Una prioridad para la Salud Pública” y fue promovido por la cartera de Salud a través del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, planteará los desafíos y acciones futuras y temas vinculados a la incorporación de nuevas vacunas a los programas ampliados de inmunizaciones en la Región de las Américas.

La política de inmunizaciones es una prioridad para la salud pública en la Argentina, ya que a través de las estrategias de vacunación realizadas en la última década se logró controlar ciertas enfermedades o hacer desaparecer otras que antes afectaban a miles de personas, indicó el Ministeiro de Salud.

En ese orden, Pagés destacó “tanto los logros acumulados históricamente
por Argentina como los más recientes en materia de control de enfermedades prevenibles con vacunación”. Además, el representante de OMS-OPS detalló que “con la vacunación se evitan unas 180.000 muertes al año en las Américas”.

En el acto de apertura del simposio acompañaron a Manzur el intendente de El Calafate, Javier Belloni; el secretario de Promoción y Programas Sanitarios del Ministerio de Salud, Máximo Diosque y la titular del Programa Nacional de
Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, Carla Vizzotti.

Durante la jornada de hoy se analizarán temas relacionados a las vacunas; hepatitis A; la Campaña Nacional de Vacunación Contra el Nuevo Virus de Influenza A H1N1; el sarampión; la producción nacional de vacunas y el neumococo, entre otros.

Compartir en Google Plus

Acerca de Quilmes Hoy

Con la tecnología de Blogger.