La presidente anunció que se destinarán 6.000 gendarmes en el Conurbano bonaerense

La presidente Cristina Fernández anunció que se destinarán 6.000 gendarmes en el Conurbano bonaerense, en el operativo de seguridad ‘Centinela’ que comenzará el 1 de enero y demandará una inversión de 150 millones de pesos. Lo anunció en cadena nacional, durante un acto en el que se presentaron los efectivos que realizarán el operativo, que se realizó en la Escuela de Oficiales de la Gendarmería Nacional.“Vengo a poner en marcha el Operativo ‘Centinela’ que significará incrementar la presencia de Gendarmería en los 24 partidos del Conurbano, en un orden 6000 efectivos. Este operativo que comenzará el 1 de enero no presupone en modo alguna abandonar la función natural y estratégica de Gendarmería Nacional de custodiar fronteras y soberanía nacional”, dijo la Presidenta.Recordó que la política de seguridad comenzó 2004 en la gestión del presidente Néstor Kirchner, de ayudar a la provincia de Buenos Aires, en la zona del Conurbano bonaerense. “Estamos hablando de 6000 efectivos, de 443 vehículos, una inversión en equipamiento de 150 millones de pesos”, precisó. Aclaró que la provincia de Buenos Aires es responsabilidad de sus autoridades constitucionales pero no ignoramos, dijo, la magnitud de población que tienen los 24 partidos del Conurbano bonaerense. En La Matanza, por ejemplo, el último censo arrojó que viven 1.772.000 habitante, en tanto que sumando los 24 partidos habitan 9.910.000, casi diez millones de personas; el 25 por ciento de la población total de la Argentina está ubicada en el Conurbano.Sostuvo luego que este operativo demanda un “inmenso esfuerzo colaborativo con la seguridad de la ciudadanía” y agregó que es necesario fijar con claridad el pensamiento sobre seguridad y no tener posiciones “que van a querer explicar los problemas de seguridad únicamente desde la cuestión del delito organizado ni tampoco explicarla únicamente desde la cuestión social. El abordaje exclusivo de cualquiera de los dos enfoques es erróneo y no puede arrojar buenos resultados”, precisó.

Expresó luego que “un país en el que falta trabajo como en 2004” cuando “un cuarto de la población no tenía trabajo y el si tenían magros salarios, no hay trabajo, no hay crecimiento, la gente no puede acceder a derechos mínimos, salud, educación, jamás puede ser un país seguro sobre todo si hay sectores de la población que tiene acceso más que suficiente a esos bienes, creando brechas sociales, las verdaderas causa de la inequidad social”.Pero, agregó, “pretender que la inquietad social o pobreza es causa de delincuencia es no entender que también existe el crimen organizado, que muchas veces pivotea sobre necesidad de gente” y aclaró que el concepto de que ser pobre es equivalente a ser delincuente “no es así” y señaló que “el no tener las cosas que cualquier ciudadano se merece tampoco puede ser evocado como motivo para delinquir”.

Sostuvo luego que “tenemos muy en claro lo que es manifestación social de lo que es el crimen y el delito y el abordaje es diferente; no se puede proceder de la misma manera frente a la delincuencia organizada que frente a las organizaciones sociales, aun cuando éstas no adopten medidas o conductas que deban ser imitadas. Yo le pido a todos los argentinos, a los que aún no se ha podido llegar pese al inmenso crecimiento, a los más de cinco millones de puestos de trabajo, a las mejoras salariales, que hay otros método para hacer valer nuestro derechos”.“Hemos avanzado mucho en estos años y seguir avanzando depende precisamente de tener política y fundamentalmente, dirigentes al frente de las instituciones que sigan pensando en achicar la brecha social y en el crecimiento de la Argentina y el desarrollo del mercado interno, como el gran instrumento para seguir incluyendo socialmente”, agregó.

La Presidente insistió en que “nadie equivoque debates que no existe” y advirtió que “cada vez que han hecho creer que la seguridad está por encima de valores del respeto a vida humana, siempre, nos ha ido mal porque finalmente menos se ha cuidado la vida y patrimonio de los argentinos o se perdía la vida o el trabajo”.Cristina Fernández expresó luego que los gendarmes van a incorporarse en el “combate contra el delito”, en coordinación con las autoridades de la provincia de Buenos Aires.

En su mensaje la Presidente también pidió un aporte de la Justicia porque, agregó, resulta inexplicable que las cámaras de TV exhiban como caras de quienes agreden, tiras piedras, enfrentan a la Policía, a la Gendarmería, a la Prefectura “y sin embargo no tengamos detenidos ni órdenes de captura sobre ninguno de ellos”.“También pido colaboración para este concepto de seguridad al poder Judicial tanto de la provincia, de las provincias, de la Nación en general. Las fuerza de seguridad ad se ven desanimadas cuando tardan días, en investigar, en aprehender” o cuando los jueces “por uno u otro motivo los dejan en libertad”.

“Esto no es ser garantista ni de mano duro: es ser criterioso y lógico; no aspiramos a dar cátedra ni doctrina ni de un lado ni del otro; que cada uno cumpla su función”.Luego la Presidente señaló que a veces le resulta “sospechosamente incoherente algunos defensores de la vida en determinada circunstancia y en otras piden penas de muerte; el que defiende la vida la defiende siempre y en todas las circunstancias”. Finalizó su discurso expresando que la seguridad, la vida, la democracia “son los valores que nos han costado mucho a los argentinos” y se deben cuidar y preservar.

Compartir en Google Plus

Acerca de Quilmes Hoy

Con la tecnología de Blogger.